ARTE DEL MUNDO / Un portal de Arte para el mundo
 
FACEBOOK TWITTER CONTACTO
 
INSTITUCIONAL DISCIPLINAS POLITICAS DE PRIVACIDAD CONTACTO
 
FOTOGRAFIA - PINTURA
ARTEXIER
ARTISTA ARGENTINA / PINTORA

 
/ BIO
/ CRITICA
/ GALERIA FOTOGRAFIA I
/ GALERIA FOTOGRAFIA II
/ GALERIA FOTOGRAFIA III
/ GALERIA FOTOGRAFIA IV
/ GALERIA FOTOGRAFIA V
/ GALERIA ARTE DIGITAL
/ GALERIA PINTURA I
/ GALERIA PINTURA II
/ GALERIA PINTURA III
/ GALERIA PINTURA IV
/ EN EXPOSICION
/ WEBSITE
/ CONTACTO
 
/ BIO

Jacqueline Klein Texier por Julio Sapollnik - Publicación de Ediciones Institucionales |Por los Senderos del Arte Argentino 2014

Jacqueline Klein Texier ama lo que hace y comparte su pasión por el arte, comprometida tanto con la pintura como con la gestión cultural. Ha realizado múltiples exposiciones en espacios jerarquizados y ha ayudado a que muchísimos artistas las concreten también. La pintura y la comunicación son sus instrumentos contemporáneos para sumar público a esta disciplina, democratizando la capacidad de disfrutar. Hoy aquí publica una obra sorprendente: "Paso a paso" es como un ecualizador de colores que ilumina desde una frecuencia visual la noche. Sobre el negro profundo del fondo, los tonos se expanden como marcando un patrón de onda de sensibilidad.
El aparente caos central se ordena hacia los bordes al contener los distintos matices dentro de extensiones más amplias. La alternancia de tonalidades frías y cálidas obliga a la mirada a recorrer toda su superficie. El plano pictórico se dinamiza por la fuerza de la paleta y adquiere una virulencia televisiva policromática de poderosa atracción. Esta mezcla de luz y pigmentos variados convierte a la imagen en una pieza hipnagógica, con la posibilidad de descifrar dibujos y textos inventados. Todo está allí, tanto el juego de los niños como la guerra de los hombres. También la lluvia en colores y un campo de energía liberada por amor.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jacqueline Klein, de lo delicuescente, la búsqueda de la esencia (2010)

Jacqueline Klein conecta con lo delicuescente, con lo que no se ve, con la energía, con la energía etérica en el plano astral, pero, también con la energía física, mental, emocional y del aura en el plano tridimensional, en la dimensión densa.

Su obra es una continua búsqueda de momentos, instantes, energías, seres, caminos, sendas, laberintos, constataciones que observen, se encuentren, se hallen, en línea con una evidencia esencial, de aquello que no se ve, de todo lo que está sin que se pueda constatar y palpar a simple vista.
Una constatación sutil, frecuente, pero real y determinante, porque lo que no se ve a simple vista, influye, determina y se halla en la esencia, pero conectado de alguna forma con la presencia física.

Somos multidimensionales, la energía se mueve en distintos planos, por esa razón la obra de Jacqueline plasma esta voluntad energética, espiritual, de radiación constante en distintos planos, que muestra a través de formas delicuescentes, abstracciones y colores diversos armonizados o no, en línea con la transmutación y el cambio.
Un cambio que es consecuencia de la propia existencia. Todo lo que es está influido por ondas electromagnéticas, algoritmos, partículas, contaminación o no, esencias energéticas, etc. Por consiguiente, si vibramos a un nivel superior, actuaremos en consecuencia y atraeremos actuaciones de orden superior.

En cambio, si actuamos de manera densa y baja, se generará una reciprocidad densa, lenta, evidencias, alegorías y determinaciones varias, relacionadas con la materia, con la facilidad de conexionar con lo que no fluye de manera energética superior.
Klein Texier aporta a la pintura actual la impronta de la energía, manteniendo una postura clara a favor de constatar los procesos alquímicos y químicos, energéticos y consustanciales a la espiritualidad y su actuación.

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jacqueline Klein Texier por Daniel Pérez Crítico de Arte
Publicación de Ediciones Institucionales | El Libro de Oro del Arte Argentino

El dramático collage expresionista de Jacqueline Klein Texier nos muestra un vestido de mujer retorcido y arrugado, que parece gritar contra el ominoso fondo negro. Se llama¨"Duelo", es tan elocuente como un relato verbal y deja una pregunta flotando en el aire: ¿Nuestras ropas son ajenas a la tristeza que sentimos frente a los golpes de la vida y a los embates de la soledad? ¿O es real el impalpable halo de melancolía que en los momentos aciagos parece desprenderse ellas, y que nos consuela con una incierta ternura, invisible y solidaria? ¿Puede la trizteza penetrar nuestras ropas preferidas, como sostiene la infalible intuición poética de Federico?
/ Por tu amor me duele el aire,/el corazón y el sombrero, / ¿Quién me compraría a mí / este cintillo que tengo, / y esta tristeza de hilo blanco /
para hacer pañuelos?

Es muy probable que aquel dolor del sombrero y aquella tristeza del hilo blanco sean dolores y tristezas muy semejantes a las que estremecen el vestido de Klein Texier; sentimientos que nos hablan de pérdidas y abandonos, de la lucha del espíritu que busca la superación de la angustia y persigue la vuelta de la esperanza, y del inexpresable cariño que puede inspirar una vieja prenda, usada en alguna ocasión inolvidable que pronto lograremos olvidar.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jacqueline Klein, vibración, onda, transmutación y cambio - (2009)

Jacqueline Klein Texier conecta con lo perceptible y lo imperceptible, buscando la energía, la transformación continua de la materia, en cada momento y lugar, en cada instante, a cada momento, siendo sutil enlaza con lo profundo de la existencia porque es evidente que su arte es parte de lo que no se ve pero que existe.
Sus series temáticas son componentes de un mismo todo, de la Urantia de toda la existencia, de los mundos y planetas, de la parte etérica, astral, vibracional, formulando continuos cambios en su evolución.

Capta este cambio, la inmaterialidad, pero, al mismo tiempo, la materialidad de la energía, a través del color, que le ayuda a expresar su percepción de lo que no se ve pero que está en estructuras, cuerpos físicos, entes, personas y demás seres.

Su pintura es expresiva, con toques abstractos y, al mismo tiempo, con fluctuaciones subconscientes, dotada de un cierto dictamen que busca la transformación perenne a partir de una alegoría de la vibración contenida en su voluntad de percepción que la conecta con la verdadera situación que describe.
No busca consolidar matéricamente la obra pictórica, sino que le encanta conectar con el gesto, la vibración del torrente cromático en estado puro, para resaltar los cambios y contrastes, como si fuera una auténtica catarsis de la energía.

Desborda su imaginación para conectar con lo delicuescente, con la formulación de una visión clara de un entorno que se transmuta debido a su propia idiosincrasia y al que la autora argentina no renuncia porque es consciente de que la propia existencia es variación continua en la vibración y la onda, pero, también, en la ascensión y en la elevación de lo que es.

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jacqueline Klein Texier por Sra. Rosa Faccaro
Asociación Argentina de Críticos de Arte.
Asociación Internacional de Críticos de Arte.

EL CAMINO O SADHANA EN LA PINTURA DE JACQUELINE KLEIN TEXIER

“Si habitamos un relámpago, allí está el corazón de lo eterno”
René Char
La pintura de Jacqueline Klein Texier es iniciática. Su camino en el arte ha sido a partir de la apertura al conocimiento de los estados de conciencia. Paralelamente su introducción a los lenguajes visuales, transformará su visión en pasajes literarios y publicará sus primeros poemas.
Esta iniciación le permitirá articular los signos de un espíritu que intenta expresar su mundo interior.
Susana Parisi, Jorge Waku, el licenciado Jorge R. Juan y el profesor Juan Orellana, guiaron
a Jacqueline en ese camino o sadhana. El resultado ha sido más que satisfactorio, ella pudo generar una obra particularmente personal orientada hacia el mundo de la surrealidad.
Es el sueño y la vigilia que se fusionan, y en este caso marcan un derrotero. La construcción de la subjetividad está relacionada con los cambios que se producen en esta operadora artística, y es justamente en el lenguaje visual donde podemos apreciar esa metamorfosis en forma lenta y gradual. Después del dolor, el humor, la realidad transformada en una visión desprejuiciada, donde las figuras pierden dramatismo para adquirir un nuevo concepto de la realidad.
Actualmente la artista deja de lado la figuración dramática, para asumir otros derroteros con la pintura: el grotesco, la caricaturización, producto de una observación personal de los aspectos psicológicos de sus personajes.
Las últimas obras giran dentro de un cromatismo restringido, empleando tríadas de colores adyacentes y una aplicación de técnicas de collages, que otorgan una textura especial a la superficie del soporte.
Existe una singularidad compositiva en su obra, donde fondo y figura se imbrincan. Las figuraciones se presentan como un todo complejo, donde se entretejen cruzamientos en la escena pictórica.
Las manos, siguen siendo una alusión, una constante, ellas representan el sentido emergente del artista en la sociedad actual: crear lazos, recibir y dar afecto, señalar el camino del amor y la solidaridad.
Nuevamente el arte, como proceso creativo resuelve la alienación del hombre y trata de integrarlo al mundo, a la sociedad, a sí mismo, como diría Carl Jung, resolver su “self”. Quizá esta situación que vive el hombre en este siglo de la secularizad, sea un comienzo para la búsqueda de nuevos rumbos y objetivos transcendentes ante la ausencia de una metafísica.
La búsqueda de los valores del espíritu podrán ser el sustento para una construcción de un nuevo humanismo, esta realidad será reflejada lejos de toda violencia, inaugurando un sentimiento de tolerancia y hermandad, donde los credos sean respetados, y la particularidad distintiva de ser interpretada desde el ángulo de la pluralidad de las manifestaciones artísticas y religiosas inherentes al hombre
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jacqueline Klein Texier | Transmutabilidad... ( 2003)

Jacqueline Klein Texier muestra las consecuencias del psiquismo, de lo subjetivo, de las visiones que se suceden en el mundo de los sueños. Pero también se interesa por la transmutabilidad de los espíritus, la progresión del alma y por la espiritualidad. Para ello entra en conexión, viaja a través del color, abarcando formas fluctuantes, imprecisiones o manchas que son orgánicamente atractivas o bien estudios más concretos con presencias. Su pintura es muy dinámica, pero no en el sentido biológico del término.

En realidad se halla más interesada en exponer las consecuencias de su investigación de la serenidad de la conciencia, que no tiene porque representarse con líneas rectas o composiciones absolutamente medidas. En el fondo la vida, en sí misma, es una búsqueda continua de equilibrio, y, para hallarlo, debemos ser dinámicos, tener energía, ser constantes pero, a la vez inquietos y emprendedores.

Todo movimiento supone cambios y éstos, a su vez, implican asumir riesgos y responsabilidades. De ahí que su aproximación a lo espiritual a través de su pintura lo realice con energía, con un culto especial al movimiento, a desarraigar lo intuido de lo establecido. En realidad pretende aproximarse a una nueva concepción de lo real, a partir de sentirse parte indisoluble del mundo, sin renunciar a nada. La transmutabilidad del espíritu para Jacqueline es superior, incluso, al inmenso poder de la energía que surca libre la verdad de los mundos.

Sr. Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jacqueline Klein Texier por Maia de Rochefort
Crítica de Arte
Paris, Francia , Mayo 2003.

La búsqueda del “Yo” profundo en los seres dotados de una hipersensibilidad es a menudo el disparador de la expresión artística. En los caminos inciertos, está permanentemente puesta en duda la condición humana y la obra, éstas son siempre una cuestión previa y es necesaria para la evolución. Pocos Maestros nacen con el júbilo y la facilidad para llevarla a cabo.

La historia del arte es rica en ejemplo de artistas que han sucumbido en el padecer de su desesperación existencial. Sus obras, fecundadas por los sufrimientos, es tanto más poderosa!
En la búsqueda de respuestas y esperanzas, Jacqueline Klein Texier nos propone una obra pictórica-lírica, ilustrada por un recorrido de poemas de su autoría, que son la conbinación perfecta para un título revelador: “Cuando el Sufrimiento enseña a Ser Ferliz”.

Artista plástica argentina, nacida en 1954, comenzó a incursionar en la pintura en el taller de la artista plástica Dora Ramos, luego comenzó sus estudios en la Escuela de Bellas Artes “Manuel Belgrano” y se orientó también en la expresión literaria, confiando en sus poemas los mensajes de sus sufrimientos de los cuales ella nos ofrece un aspecto visionario en una obra pictórica, rica y variada.

Una paleta de colores vivos y acidulados, aclarado en grises de color, ilumina las formas. Los fondos planos, unidos, silenciosos, tomando el azul profundo o el índigo de mundos interiores. La imagen es fuerte, el dolor vive y es profundo. Las manos pintadas con dedos prensiles, son un tema caro para la artista. El entrelazamiento de manos mezcladas en la superficie pictórica se imbrincan para sostenerse mejor en su presencia y mantener la calidez irradiante que devuelve a la mirada. Manos dadas a luz por bocas que serpentean a través de rostros y clavan el lienzo en noches donde surgen los fantasmas. Sorprendidos labios con huellas de cicatrices que atrapan los asteroides a los confines del espacio: la muerte está presente. Una sombra plana en el aura de los colores. De cara a la fascinación, aparece la angustia carnal, aquella de su última separación con su ser amado, directamente evocado, puesto en una composición de imágenes sucesivas al servicio de un simbolismo siempre presente. Por esto, por esta muerte evocada no es solamente una fatalidad, bien por el contrario. Simboliza el abandono por un resurgir, bien se debe sufrir para renacer en un nuevo espíritu: no es ésta la clave de la creación artística?

La obra de Jacqueline Klein Texier, creada con sangre, aparece ante nuestra mirada con todas sus fuerzas. Se trata de la lucha ancestral entre Eros y Thanatos, dios de la Muerte, hijo de la Noche, hermano de Hypnos. El sufrimiento de vivir es propicio para toda creación. La eterna esperanza que encontramos evocada a lo largo de su caminar, es la motivación profunda de todo artista.

Es también para nosotros la prueba tangible que siempre es necesario creer, como lo decía un humanista "Si una vida no vale nada, nada vale una vida"
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jacqueline Klein Texier es una artista plástica inquieta, abierta a las más variadas actividades culturales. Utilizando las herramientas tecnológicas que brinda Internet, no ha dudado en crear un portal para allanar el difícil camino de los artistas plásticos en la difusión internacional de sus trabajos; al mismo tiempo apoya emprendimientos culturales entre España y la Argentina, creando un puente de reciprocidad.
En esta oportunidad, nuestra polifacética artista nos trae su mundo de conocimiento. En la obra "Reconociendo a Urantia", la pintora propone el ingreso a un universo de espiritualidad. Así, los seguidores del Libro de Urantia recorren el camino de la elevación personal a través del humanismo. Sobre un fondo de color cielo, diferentes espectros reciben la fuerte luz que irradia el dorado planeta. La obra se destaca por una pintura muy texturada que acompaña la expansión de la luz.

En "Jazz, tango tu y yo" Jacqueline retoma un tema que siente con plenitud y que desarrolla frecuentemente. El funyi, el farol y la mirada aluden al varón que con su presencia metafórica sobrevuela la ciudad. La mano tiende al abrazo y esa paleta ajustada a dos colores parece ser la esencia del "tu y yo" que da título a la obra.

Julio Sapolnik - Crítico de Arte
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jacqueline Klein Texier por Lydia Früm
Asociación Argentina de Críticos de Arte.

El camino misterioso va hacia el interior. Es en nosotros, y no en otra parte, donde se halla la eternidad de los mundos, el pasado y el futuro.

Friedrich von Hardenberg Noval

Las obras que Jacqueline Klein Texier presenta en ésta exposición nos invitan a transitar una parte del camino recorrido, un camino que se dirige hacia el interior de su ser y lo trasciende, para conectarse con figuras arquetípicas de Buenos Aires, entrelazadas con imágenes oníricas como surgidas del cosmos.

Una particular poética caracteriza la obra de la artista, sus imágenes expresan pasiones, dolores..., un morir y renacer permanente. El poeta y crítico francés, líder del movimiento surrealista, André Breton, dijo: “Todo sugiere que existe un cierto punto de la mente en que vida y muerte, lo verdadero y lo imaginario, el pasado y el futuro, lo comunicable y lo incomunicable, las alturas y las profundidades dejan de percibirse como contradictorios“. En las obras de Jacqueline se pueden apreciar los límites difusos entre el sueño y realidad, entre lo imaginado y lo representado, entre lo incomunicable y lo comunicado.

Para ésta serie, la artista usa una paleta restringida en donde predominan los azules, violetas, naranjas y amarillos. Sus colores interactúan, vibran y transmiten fuerzas profundas, dando como resultado obras de gran impacto visual.
La figura humana fue siempre el eje central de su obra, pero a ésta altura del camino, su camino; recurre a la síntesis de formas figurativas para expresar pasiones y nostalgias por una ciudad que la sedujo y la atrapó, que adoptó como propia.
Buenos Aires ya no es lo que fue en otros tiempos, la artista tampoco.... Los procesos de cambio, la dinámica del crecimiento hacen superar límites y nos permite metafóricamente hacer un paralelo entre ambas.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------
Jacqueline Klein Texier por Juan Orellana
Vicerrector de la Escuela de Bellas Artes
"Manuel Belgrano"
Artista plástico y docente
ABRIL 2000

El proceso creador interno volcado al mundo externo

Fluidez, afectividad, creatividad, erotismo, trascendencia, son las líneas de la vida que desarrollamos durante toda nuestra existencia.
Buscamos un equilibrio permanente, buscamos desarrollarnos, buscamos querernos, buscamos expresarnos, buscamos..., buscamos y en ocasiones encontramos. Inventamos, gozamos y seguimos buscando.
El éxito humano trasciende a partir de sus propias convicciones. Las imágenes de lo simbólico, desarrolladas en estas obras de arte, hacen que el espectador se vea involucrado en un clima de misterio, envuelto en la inspiración de Jacqueline, la pintora, sus búsquedas, su creatividad, su poesía. La vitalidad y potencia que emanan de sus obras, transforman el espacio y los sentidos en una vivencia extraordinaria.
Las imágenes y los temas absolutamente contemporáneos, expresan sus nuevos mundos explorados a través de un estado de introspección sobre conceptos humanos que no son comunes en la expresión.
La relación de Jacqueline con la pintura y su entorno enriquecen el mundo de la representatividad, siendo ellas tan actuales como la transformación y los cambios de la vida. La productividad hace honor
a nosotros los Hombres, que a través de la esperanza y el trabajo, aún en situaciones diversas, siguen construyendo las ilusiones de sus percepciones; depositando el amor y su fe en los disparadores
que emergen de su interior.

Jacqueline, una poeta por partida triple.

 
ARTE DIGITAL
DIBUJO
ESCULTURA
FOTOGRAFIA
GRABADO
 
LITERATURA
PINTURA
TECNICA MIXTA
 
 
ARTE Y DISEÑO